A medida que el Covid-19 se esparce por el mundo, los países escasos de agua limpia enfrentan desafíos

A medida que el Covid-19 se esparce por el mundo, los países escasos de agua limpia enfrentan desafíos

Los países con escasez de agua se enfrentan a más retos en su respuesta a la pandemia del COVID-19, ya que la gente no tiene suficiente agua para lavarse las manos en intervalos regulares para reducir el riesgo de infección, y los sistemas de atención de salud no tienen los suministros necesarios para cuidar pacientes.

Hasta el Jueves, había más de 1,000,000 de casos confirmados de infección a nivel mundial y más de 50,000 muertes relacionadas con el Covid-19 . Lavarse las manos con jabón en intervalos regulares es la medida de protección básica contra la infección, pero las situaciones de vida de algunas personas no lo permiten.

Solo el 19 por ciento de las personas en el mundo tiene el lujo de lavarse las manos con jabón después de usar el baño y uno de cada seis centros de salud no tiene las instalaciones para lavarse las manos, según Water Aid, una organización benéfica internacional que trabaja para producir agua limpia, inodoros confiables y buena higiene, particularmente para el lavado de manos, disponible en 32 países.

Mamata Singh, una experta que ha trabajado en la crisis del agua en varios países de Asia, África, América Latina y el Pacífico, dijo a The Epoch Times que cada nación tiene una población vulnerable en lo que respecta al suministro de agua.

“Así sea una población de alta densidad o no, aquellos que viven en distintos lugares de los extremos y vulnerables enfrentan enormes desafíos para mantenerse a flote en una situación como esta”, escribió Singh en un correo electrónico.

Singh tiene preocupaciones válidas porque mil millones de personas, una de cada ocho personas en el mundo, viven en barrios marginales, de acuerdo con el Programa Participativo de Mejoramiento de Barrios Marginales de ONU-Hábitat. Además de eso, están los 100 millones de personas sin hogar en todo el mundo, calculados por la Homeless World Cup Foundation.

Singh da el ejemplo de Nairobi: la ciudad es un destino popular para turistas y no turistas y muchas personas del centro y este de África abarrotan sus hospitales para recibir tratamiento. Pero la ciudad tiene un suministro limitado de agua y, en un día normal, es impredecible.

Un vendedor de agua recolecta agua en bidones para vender en el barrio marginal de Mathare, Nairobi, el 22 de Marzo de 2012, donde la escasez de agua continúa afectando en el Día Mundial del Agua. (Tony Karumba/AFP a través de Getty Images)

“Como práctica normal, las personas (con recursos) almacenan agua para pasar el tiempo sin suministro de agua. En una pandemia como esta con más necesidad de agua para lavarse las manos, no se sabe cómo la ciudad podrá gestionar el requerimiento adicional de agua”, dijo Singh.

La capital de Kenia se encuentra actualmente bajo un bloqueo parcial de 9 pm a 7 am y Singh dijo que entrará en un bloqueo total a medida que aumente el número de casos de infección.

“Las personas en muchas partes de África se enfrentan a la escasez de agua en tiempos normales y muy a menudo, las personas tienen que desembolsar dinero para garantizar la cantidad mínima de agua que los sostenga durante un día”, dijo.

“La pobreza y el hambre, multiplicados por la escasez de acceso a las necesidades más básicas como el agua, son algo con lo que las personas ya están luchando y está más allá de la imaginación de cómo podrán tener acceso a agua adecuada para garantizar su seguridad de no contagiarse del virus”.

Realidades más duras de la pobreza y la migración

Amnistía Internacional ha expresado su preocupación por la falta de medidas de protección, en particular alimentos y agua para personas encerradas en diversas partes del sur de Asia y Oriente Medio.

Dijeron que hay una población considerable de personas desplazadas en Afganistán, el cual está devastado por la guerra, que viven en campamentos dispersos en áreas de difícil acceso que se ven obligadas a viajar largas distancias para buscar comida y agua.

“Para las personas desplazadas por el conflicto, el distanciamiento social no es una opción, la atención médica no está fácilmente disponible y las necesidades básicas son una lucha diaria. Los estados tienen la obligación de no solo asegurarse de que se les incluya en la respuesta a la crisis de COVID-19, sino de abordar sus necesidades particulares, dijo Biraj Patnaik, director de Asia del Sur en Amnistía Internacional en un declaración de prensa el 26 de Marzo.

En las comunidades bajo bloqueo que enfrentan la escasez de agua, las personas ya han comenzado a innovar.

En Nueva Delhi, India, que está completamente cerrada hasta el 14 de Abril, un grupo de jóvenes se enfrenta regularmente a la escasez de agua en los barrios bajos de Lal Gumbad con una población de 5000. Después del cierre, cerraron su colonia y crearon dos salidas y en cada salida establecieron una estación de lavado de manos, lo que hace obligatorio que cualquier persona que salga o ingrese a la colonia se lave las manos, incluso cuando no haya un suministro regular de agua en cada hogar.

“Usamos un dispensador de agua normal usado en los hogares en cada punto. Contribuimos con 20-50 rupias (26-65 centavos) y recolectamos 2000 rupias (USD 26) y lo usamos para comprar jabones, glicerina y antiséptico”, dijo Sanjay Pradhan, de 31 años, el líder del grupo a The Epoch Times por teléfono. “Somos pobres. No tenemos otra forma de protegernos”.

Casi diez días después de que India impusiera un bloqueo nacional de 3 semanas para controlar el brote del Covid-19, los trabajadores comunitarios están preocupados por la clase laboral migrante varada en varias ciudades metropolitanas, diciendo que el hambre y el caos pueden matar a más personas que la infección. La Mayoría de los que están en la clase laboral migrante consisten en trabajadores asalariados que emigran de las aldeas a las ciudades en busca de trabajo.

Con las compañías cerrando y sin respiro visible, estas personas quedaron varadas en las ciudades y muchos comenzaron a caminar distancias extremadamente largas de regreso a casa sin comida ni agua. Singh lo describe como el “camino más largo a casa sin comida ni agua”.

Un trabajador de salud indio rocía desinfectante en el equipaje de los trabajadores migrantes junto con sus familias atrapadas en la capital nacional, mientras esperan abordar los autobuses para regresar a sus aldeas nativas, mientras el encierro en todo el país continúa por el coronavirus altamente contagioso (COVID-19 ) en Ghaziabad el 29 de Marzo del 2020, en las afueras de Nueva Delhi, en la frontera con el estado de Uttar Pradesh. (Yawar Nazir/Getty Images)

Sunil Kumar Aledia, quien ha estado trabajando con la población sin hogar de Delhi durante dos décadas, está apoyando a las personas pobres varadas en las carreteras debido al encierro en la capital a través de su organización, el Centro para el Desarrollo Holístico. Él le dijo a The Epoch Times que vio a voluntarios individuales y organizaciones de caridad distribuyendo pequeños paquetes de agua a personas varadas solo una vez durante casi diez días de su trabajo en las calles.

“El agua para lavarse las manos es un privilegio. El desinfectante va más allá de eso”, dijo Aledia por teléfono, destacando que cuando las multitudes han perdido sus empleos y tienen prisa por volver a las aldeas, incluso el distanciamiento social es muy difícil.

Singh dijo que informes similares están saliendo de otras partes del mundo.

“Países donde los trabajadores migrantes se quedan abandonados con cierres completos o parciales: el agua sigue siendo un recurso crítico en la actualidad para estas personas como lo es para todos los demás. Con la crisis mundial del agua y la demanda cada vez Mayor de disponibilidad de agua para garantizar la higiene de las manos, situaciones como esta no ofrecen una imagen esperanzadora en particular”, dijo.

Amnistía Internacional ha planteado preocupaciones similares sobre los trabajadores migrantes en campos de trabajo en Medio Oriente. En respuesta a informes sobre trabajadores varados en el área industrial de Qatar en Doha en medio del cierre debido a la pandemia del Covid-19, Amnistía Internacional instó al gobierno de Qatar a asegurarse de que los trabajadores tengan acceso a atención médica y atención preventiva.

“Los campamentos de alojamiento laboral están notoriamente superpoblados y la falta de agua y saneamiento adecuados significa que inevitablemente los trabajadores son menos capaces de protegerse del virus”, dijo Steve Cockburn, subdirector de asuntos globales de Amnistía Internacional, en un declaración de prensa el 20 de Marzo.

A continuación

Residente encerrada informa nuevos casos de Covid-19 desde Wuhan


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *