Hay dos caminos a la inmunidad colectiva: las vacunas y la infección — Clínica Mayo

La inmunidad de rebaño o inmunidad colectiva se produce cuando un número suficiente de personas adquieren inmunidad a una enfermedad infecciosa de tal manera que ya no puede propagarse ampliamente en un grupo humano o animal.

Coronavirus COVID-19
Coronavirus COVID-19

Cuando el número de personas susceptibles es lo suficientemente bajo como para evitar el crecimiento de la epidemia, se dice que se ha alcanzado la inmunidad de rebaño. Antes de la introducción de las vacunas, la inmunidad de rebaño se lograba mediante la exposición a una enfermedad infecciosa y mediante la recuperación posterior a la misma.

La Clínica Mayo, desde el 6 de Enero del 2020, también declaró: “Hay dos caminos a la inmunidad colectiva para la COVID-19 — las vacunas y la infección”, señalando: “La inmunidad colectiva también se puede alcanzar cuando un número suficiente de personas en la población se ha recuperado de una enfermedad y ha desarrollado anticuerpos contra una futura infección. Por ejemplo, los que sobrevivieron la pandemia de la influenza (gripe) de 1918 más tarde fueron inmunes a la infección con la influenza H1N1, un subtipo de influenza A”.

Con el tiempo, a medida que se generalizó la vacunación, el concepto de inmunidad de rebaño evolucionó para incluir no solo la inmunidad adquirida naturalmente que proviene de una enfermedad anterior, sino también la inmunidad adquirida temporalmente que puede producirse después de la vacunación.

Sin embargo, la OMS revisó discretamente este concepto a través de una medida orwelliana que elimina totalmente la infección natural de la ecuación.

Redefiniendo la inmunidad de rebaño

En Junio del 2020, la definición de la OMS de inmunidad de rebaño, publicada en una de sus páginas de preguntas y respuestas sobre la COVID-19, estaba en línea con el concepto ampliamente aceptado que ha sido el estándar para las enfermedades infecciosas durante décadas. Esto es lo que decía originalmente, cortesía del archivo web Wayback Machine:

“La inmunidad de rebaño es la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa que se produce cuando una población es inmune, ya sea por vacunación o por una inmunidad desarrollada por una infección previa”.

Cabe destacar que “la inmunidad desarrollada a través de una infección previa” es la forma en que ha funcionado desde que los humanos están vivos. Nuestro sistema inmunológico no está diseñado para recibir vacunas. Está diseñado para responder cuando se expone a un agente infeccioso. Aparentemente, según la OMS, ese ya no es el caso. A partir de Octubre del 2020, aquí está su definición actualizada de la inmunidad de rebaño, que ahora es “un concepto utilizado para la vacunación”:

“‘Inmunidad de rebaño’, también conocida como ‘inmunidad de grupo’, es un concepto usado para la vacunación, en el que una población puede ser protegida de un determinado virus si se alcanza un umbral de vacunación. La inmunidad de rebaño se logra protegiendo a las personas de un virus, no exponiéndolas a él.

“Las vacunas entrenan a nuestro sistema inmunológico para crear proteínas que combaten la enfermedad, conocidas como ‘anticuerpos’, tal como sucedería cuando nos exponemos a una enfermedad, pero —lo más importante— las vacunas funcionan sin enfermarnos. Las personas vacunadas están protegidas de contraer la enfermedad en cuestión y de transmitirla, rompiendo cualquier cadena de transmisión”.

Esta perversión de la ciencia implica que la única manera de lograr la inmunidad de rebaño es a través de la vacunación, lo cual es descaradamente falso. Las sorprendentes implicaciones para la sociedad, sin embargo, son que al publicar esta falsa información, están tratando de cambiar nuestra percepción de lo que es verdad y lo que no lo es, dejando a la gente que crea que debe manipular artificialmente su sistema inmunológico para mantenerse a salvo de las enfermedades infecciosas.

Los CDC y otras organizaciones no han adoptado la definición sesgada de la OMS

Al momento de escribir este artículo, otras organizaciones médicas de alto perfil no habían suscrito la definición sesgada de la OMS de inmunidad de rebaño. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, por ejemplo, en su Glosario de Términos de Vacunas, definen la inmunidad comunitaria, también conocida como inmunidad de rebaño, de la siguiente manera:

“Situación en la que una proporción suficiente de una población es inmune a una enfermedad infecciosa (por medio de una vacuna y/o una enfermedad previa) para que su propagación de una persona a otra sea improbable. Incluso a los individuos no vacunados (como los recién nacidos y los que padecen enfermedades crónicas) se les ofrece cierta protección porque la enfermedad tiene pocas posibilidades de propagarse dentro de la comunidad”.

En 2020, en una página de JAMA sobre la inmunidad de rebaño, la Dra. Angel Desai, editora asociada de JAMA Network Open, y la Dra. Maimuna Majumder, del Hospital Infantil de Boston y la Escuela de Medicina de Harvard, explicaban que la inmunidad de rebaño puede lograrse mediante la infección y la recuperación naturales:

“La inmunidad de rebaño puede lograrse ya sea a través de la infección y la recuperación o mediante la vacunación (…) Lograr la inmunidad de grupo a través de la infección depende de que un número suficiente de personas se infecten con la enfermedad y se recuperen de ella, durante lo cual desarrollan anticuerpos contra futuras infecciones”.

La inmunidad adquirida naturalmente es más duradera

Los funcionarios de salud pública suelen afirmar que la vacunación ofrece la posibilidad de adquirir inmunidad a una enfermedad sin tener que enfermarse por ello. Lo que no suelen mencionar, aparte de los riesgos inherentes a todas las vacunas, es que la inmunidad resultante de la vacunación no es la misma que la que se consigue mediante la infección natural.

Muchas vacunas no proporcionan una inmunidad duradera o de por vida. Las vacunas solo confieren una inmunidad artificial temporal y a veces no lo logran. Por eso se necesitan inyecciones de refuerzo. Barbara Loe Fisher, cofundadora y presidenta del National Vaccine Information Center (NVIC), explica por qué esto es tan problemático usando el ejemplo del sarampión:

“Lo que la literatura médica muestra es que los baby boomers y la generación anterior a nosotros adquirieron una inmunidad natural, que es cualitativamente superior. Es más duradera que la inmunidad adquirida con vacunas”.

“La inmunidad adquirida por vacunación no es lo mismo que la inmunidad adquirida naturalmente. Ese ha sido el problema desde el principio con la creación de estas vacunas. Nunca han entendido cómo hacer que las vacunas imiten exactamente la inmunidad adquirida naturalmente“.

Creo que la parte más impactante, siempre que entro a leer las publicaciones de medicina, es entender lo mucho que no saben sobre el funcionamiento del sistema inmunológico, sobre cómo las infecciones confieren inmunidad y cómo las vacunas estimulan la inmunidad artificial”.

La OMS también cambió la definición de “pandemia”

La OMS había cambiado previamente la definición de “pandemia“, de manera que podría haber afectado a la forma en que clasificamos a la COVID-19. La definición original de la OMS de pandemia del 1 de Mayo de 2009 especificaba epidemias simultáneas en todo el mundo “con un enorme número de muertes y enfermedades“.

“Una pandemia de gripe se produce cuando aparece un nuevo virus de la gripe contra el que la población humana no tiene inmunidad, lo que da lugar a varias epidemias simultáneas en todo el mundo con un enorme número de muertes y enfermedades”.

Esta definición se modificó el mes anterior a la pandemia de gripe porcina de 2009, eliminando los criterios de gravedad y alta mortalidad, y dejando la definición de pandemia como “una epidemia mundial de una enfermedad”.

Este cambio en la definición permitió a la OMS declarar la gripe porcina como pandemia después de que solo 144 personas murieran a causa de la infección, en todo el mundo, y es por eso que la COVID-19 sigue siendo considerada como una pandemia, aunque hay suficientes datos para sugerir que la letalidad de la COVID-19 está a la par de la gripe estacional.

Otro ejemplo de cómo la OMS ha cambiado convenientemente las antiguas verdades ocurrió en Junio del 2020. Durante una conferencia de prensa, Maria Van Kerkhove, responsable técnica de la OMS para la pandemia de COVID-19, dejó muy claro que las personas asintomáticas que tienen COVID-19 “rara vez” transmiten la enfermedad a otros. En un dramático giro de 180 grados, la OMS reconsideró dichas declaraciones solo un día después.

El 9 de Junio del 2020, el Dr. Mike Ryan, director general del programa de emergencias de la OMS, rápidamente se distanció de las declaraciones de Van Kerkhove, diciendo que tales comentarios fueron “mal interpretados o tal vez no usamos las palabras más elegantes para explicar eso”.

La Fundación Bill y Melinda Gates, para aquellos que no están al tanto, es la Mayor financiadora de la OMS, y Bill Gates, junto con el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), están entre los que han declarado que la vida no puede volver a la normalidad hasta que haya una vacuna contra la COVID-19.

“La humanidad nunca ha tenido una tarea más urgente que crear una amplia inmunidad contra el coronavirus”, escribió Gates en su blog en abril del 2020. “Siendo realistas, si vamos a volver a la normalidad, necesitamos desarrollar una vacuna segura y efectiva. Necesitamos hacer miles de millones de dosis, necesitamos llevarlas a todas partes del mundo, y necesitamos que todo esto ocurra lo más rápido posible”.

Gates incluso ha declarado que “sospecha que la vacuna contra la COVID-19 formará parte del programa de inmunización rutinaria de los recién nacidos“, y ha dejado constancia de que EE. UU. necesita vigilar las enfermedades y contar con un system18 de seguimiento nacional que podría implicar registros de vacunas incrustados en nuestros cuerpos (como los tatuajes de puntos cuánticos de tinta invisible descritos en un artículo de Science Translational Medicine).

Los pasaportes de vacunación, que se adjuntarán a las aplicaciones de los teléfonos móviles que rastrean y siguen los resultados de los tests de COVID-19 y el estado de las vacunas, ya están aquí y se espera que estén “ampliamente disponibles” durante la primera mitad de 2021. La implantación de la vacunación generalizada contra la COVID-19, junto con el seguimiento y rastreo de los resultados de los tests de COVID-19 y el estado de la vacunación, suscita la preocupación de que en el futuro las autoridades gubernamentales dispongan de las herramientas para la vigilancia biométrica, así como para el seguimiento y rastreo adicionales.

¿Qué pasaría si la COVID-19, que solo causa síntomas menores en la Mayoría de las personas —y no causa ningún síntoma en otras—, ya se hubiera propagado en todas las comunidades de manera que existiera una inmunidad natural de rebaño? La OMS descarta rápidamente esta posibilidad, afirmando:

“Los intentos de alcanzar la ‘inmunidad de rebaño’ mediante la exposición de las personas a un virus son científicamente problemáticos y poco éticos. Dejar que la COVID-19 se propague entre las poblaciones, de cualquier edad o estado de salud, conducirá a infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte. La gran Mayoría de las personas en la Mayoría de los países siguen siendo susceptibles a este virus. Los estudios de seroprevalencia sugieren que en la Mayoría de los países, menos del 10 por ciento de la población se ha infectado con la COVID-19”.

Esto contradice los datos que sugieren que algunas áreas pueden haber alcanzado ya el umbral de la inmunidad de rebaño (HIT). Según The New York Times, más de una docena de científicos dijeron en entrevistas que la HIT para la COVID-19 es probablemente del 50 por ciento o menos. “Si eso es cierto, entonces puede ser posible hacer retroceder el coronavirus más rápidamente de lo que se pensaba”, informó el Times, y tal vez sin necesidad de una vacuna.

La inmunidad de rebaño se calcula usando el número reproductivo, o R-naught (R0), que es el número estimado de nuevas infecciones que pueden ocurrir en una persona infectada. R0 de menos de 1 (con R1 que significa que se espera que una persona infectada infecte a otra persona) indica que los casos están disminuyendo mientras que R0 de más de 1 sugiere que los casos están aumentando.

Sin embargo, está lejos de ser una ciencia exacta, ya que la susceptibilidad de una persona a la infección varía dependiendo de muchos factores, incluyendo su salud, edad y contactos dentro de una comunidad. Los cálculos iniciales de R0 para la HIT de COVID-19 se basaron en la suposición de que todos tienen la misma susceptibilidad y se mezclarían aleatoriamente con otros en la comunidad.

“Eso no sucede en la vida real”, dijo al Times el Dr. Saad Omer, director del Instituto de Salud Global de Yale. “La inmunidad de rebaño podría variar de un grupo a otro, y de una subpoblación a otra”, o incluso de un código postal a otro.

Cuando los escenarios del mundo real se tienen en cuenta en la ecuación, la HIT disminuye significativamente, y algunos expertos dicen que podría ser solo del 10 al 20 por ciento. De hecho, como sugirió el Times, es posible que la inmunidad de rebaño para la pandemia se consiga “antes de lo previsto“.

Investigadores de Oxford, Virginia Tech y la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool están entre los que encontraron que cuando se toman en cuenta las variaciones individuales en la susceptibilidad y la exposición, la HIT disminuye a menos del 10 por ciento. Con esa cifra, y utilizando la estimación de la OMS de que menos del 10 por ciento de la población ya se ha infectado, la HIT ya podría alcanzarse o estar cerca de alcanzarse, todo ello a través de la inmunidad adquirida de forma natural.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un valioso recurso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su gEnerosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.


ACLARACIÓN IMPORTANTE: Cazamentiras.Com no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: