La corta memoria de nosotros los Cubanos

Lo peor es que a los Cubanos se nos olvida que los castro-comunistas son los mismos y no han cambiado desde 1959 hasta la fecha. ¡A los Cubanos se nos olvida que en cadenas vivir, es vivir en afrenta y oprobio sumidos!

La corta memoria de nosotros los Cubanos
Castro-comunistas carceleros de Cuba

Se nos olvidó que de 1959 a 1979, cuando el Gobierno Castrista tenía todo el apoyo de la Unión Soviética y del Campo Socialista, los Cubanos que emigraron estuvieron 20 años sin poder ver a sus familiares y amigos.

Se nos olvida que aun hoy muchos Cubanos no pueden ver a sus familiares y amigos: hijos, nietos, madres, padres tomados de rehenes por los castro-comunistas en Cuba.

Se nos olvidó que había que inventar de todo para sobrevivir.

Se nos olvida que existió una cartilla de racionamiento a la que llamaban Maria La O: o te tocaban medias o te tocaban calzoncillos, pero no los dos.

Se nos olvida el racionamiento de los productos alimenticios y que cada día hay menos alimentos.

Se nos olvidó el “No los queremos, no los necesitamos” con el que nos rechazaron a quienes no éramos castristas.

Se nos olvidaron las Diplotiendas donde se compraba en dólares, a las que no podíamos entrar, que no tenían ni vidrieras sino que les pusieron unas cortinas para que no pudiéramos ver lo que se vendía adentro.

Se nos olvidó las Diplofarmacias, a las que tampoco podíamos entrar, y los Diplogarages donde no podíamos echar gasolina.

Se nos olvidó que inventaron los Certificados A, B y C y que había que cruzar el Niagara en bicicleta para conseguirlos.

Se nos olvidó que no podíamos tener relaciones con extranjeros y que a los técnicos extranjeros de los Países Socialistas era a los que había que “jinetear” para poder comprar en las tiendas de Cubalse porque los Cubanos no podíamos comprar allí y ellos si.

[videopress zJBUv4iU]

Se nos olvidó que, cuando “Cuba estaba buena”, que era la época del CAME, había que dejar de trabajar y hacer una cola de 3 horas en Sears para comprar unas latas de salchichas, un pedazo de queso y “confituras finas”. Productos que no veíamos hacia años, y que sin embargo los castristas recibían regularmente en sus casas una “factura” por ser castro-comunistas.

Se nos olvidó que no podíamos entrar a los hoteles. Y se nos olvidó que estuvimos muchísimos años sin ver a un turista, sin saber lo que era un turista porque nos enseñaron que el Turismo era malo. Se nos olvidó que un día nos dijeron que comenzarían a llegar turistas, pero que eso era un “mal necesario”.

Se nos olvidó que nos aclararon que ellos, los castro-comunistas, seguían siendo nuestros enemigos, y se nos olvidó que nos advirtieron que debíamos estar preparados para una “guerra ideológica”.

Se nos olvidó que, cuando uno trabaja, su salario le debe alcanzar para vivir decentemente.

Se nos olvidó que nada de eso tuvo que pasar y que la Revolución Cubana no se hizo para eso y olvidamos las promesas que nos hicieron los castro-comunistas para llegar al poder.

Se nos olvidó que todo eso pasó. Se nos olvidó que “resistir” no es vivir. Pero lo peor es que se nos olvida que los castro-comunistas son los mismos y no han cambiado desde 1959 hasta la fecha.

En fin, a los Cubanos se nos olvida que en cadenas vivir, es vivir en afrenta y oprobio sumidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.