Los demócratas y 10 republicanos votaron por un segundo impeachment contra Trump

Los demócratas en la Cámara de Representantes, junto con diez republicanos, aprobaron el Miércoles el segundo impeachment al Presidente Donald Trump, con una votación de 232-197. El único artículo del impeachment alega que el Presidente incitó a una insurrección que resultó en una invasión al Capitolio de Estados Unidos el 6 de Enero.

El proceso de impeachment, que se realizó en una sola sesión de siete horas, fue el más rápido en la historia de Estados Unidos. También es la primera vez en la historia de la nación que un Presidente es acusado dos veces.

Los republicanos criticaron la prisa con la que se llevó a cabo el proceso, argumentando que la acusación no le ofrecía el debido proceso al Presidente y no le generaba confianza en los procedimientos al pueblo americano. Los demócratas justificaron el proceso truncado alegando que Trump representa un peligro para la nación todos los días que está en el cargo.

“Sabemos que el Presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada, contra nuestro país común”, alegó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.). “Él se debe ir. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”.

Todos los demócratas votaron a favor del impeachment.

Algunos de los republicanos que votaron para acusar al Presidente fueron los representantes republicanos Liz Cheney (R-Wyo.), John Katko (RN.Y.), Adam Kinzinger (R-Ill.), Fred Upton (R-Mich.), Jaime Herrera Beutler (R-Wash.), Dan Newhouse (R-Wash.), Anthony Gonzalez (R-Ohio), Tom Rice (RS.C.), David Valadao (R-Calif.) y Peter Meijer (R -Mich.)

Ciertos republicanos argumentaron que avanzar con el impeachment dividiría aún más a la nación.

“En lugar de avanzar como una fuerza unificadora, la Mayoría en la Cámara está eligiendo dividirnos más”, dijo el Representante Tom Cole (R-Okla.). “No se me ocurre ninguna acción que la Cámara pueda tomar, que tenga más probabilidades de dividir más al pueblo americano, que la medida que estamos contemplando hoy”.

Algunos de los republicanos que se opusieron al impeachment no defendieron explícitamente al Presidente. Otros se opusieron a la acusación y argumentaron que las acciones del Presidente no equivalían a una invitación a una insurrección.

“En su mitin, el Presidente Trump instó a los asistentes a ‘hacer escuchar sus voces de manera pacífica y patriótica’. No se mencionó la violencia, y mucho menos llamadas a la acción”, dijo el representante Guy Reschenthaler (R-Pa.), exfiscal de la Marina. “Las palabras del Presidente Donald Trump ni siquiera cumplirían con la definición de incitación bajo las leyes penales”.

“¿Es eso impugnable? Eso se llama libertad de expresión”, dijo el representante Tom McClintock (R-Calif.), y señaló que el Presidente también amenazó con oponerse a los republicanos en futuras elecciones, incluido McClintock, quien no apoyó las objeciones a las listas de electores. “Bueno, ¿y qué? Eso se llama política. Si acusáramos a todos los políticos que dieron un discurso enérgico ante una multitud de partidarios, este Capitolio estaría desierto”.

El representante líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), dijo que Trump es responsable del ataque al Congreso, pero se opuso al apresurado impeachment.

“Debería haber condenado inmediatamente a la turba cuando vio lo que se estaba ocurriendo”, dijo McCarthy.

La multitud ya había ingresado al Congreso cuando Trump estaba dando un discurso a una gran multitud de partidarios, los cuales estaban a una distancia considerable del Capitolio, de acuerdo a una línea de tiempo de The Epoch Times. Después de que se informó la noticia de la irrupción al Capitolio, el Presidente emitió un mensaje pidiendo a la multitud que apoyara a la policía y se fuera a casa. Al día siguiente, dijo que habrá “una transición ordenada el 20 de Enero”. El Presidente dijo más tarde que no asistirá a la inauguración.

Cole señaló que cada impeachment en la historia moderna fue precedido por una investigación del comité que incluyó testimonios de testigos y expertos. Argumentó que un proceso truncado no brinda el debido proceso al Presidente y hace poco para ofrecer confianza al pueblo americano en el proceso. Reschenthaler advirtió que acusar a Trump “reduciría un estándar, ya bajo, para el impeachment”.

Los republicanos propusieron formar una comisión bipartidista para investigar la infracción como alternativa al impeachment. Un par de republicanos que hablaron a favor de la comisión caracterizaron la violación del Capitolio como un ataque terrorista interno. El representante Rodney Davis (R-Ill) advirtió que los adversarios extranjeros presenciaron lo fácil que es eliminar una rama del gobierno de EE.UU. La comisión, si se forma, prepararía un informe para el Presidente, aconsejando cómo prevenir una futura brecha, dijo Davis.

La representante Nancy Mace (R-S.C.) señaló que los disturbios no se limitaron a la intrusión en el Capitolio el 6 de Enero, sino que se prolongaron durante meses, con políticos de ambos lados como culpables. Mace parecía referirse a los disturbios a nivel nacional fomentados y ejecutados por el grupo extremista Antifa y por el movimiento Black Lives Matter (BLM). Los disturbios, incendios provocados y saqueos causaron hasta USD 2000 millones en daños en todo el país y resultaron en la muerte de dos docenas de personas. McClintock sugirió que, si los alborotadores de Antifa y BLM fueran procesados diligentemente, los eventos en el Capitolio podrían no haber ocurrido en absoluto.

Los demócratas citaron repetidamente los comentarios de la presidenta de la Conferencia Republicana, Liz Cheney (R-Wyo.), la tercera republicana de Mayor rango en la Cámara. Cheney había dicho anteriormente que votaría para acusar a Trump y alegó que las acciones de Trump equivalían a “la Mayor traición de cualquier Presidente de Estados Unidos en nuestra historia”.

Ni un solo republicano en la Cámara se unió a los demócratas cuando acusaron a Trump por primera vez en 2020. La investigación de la Cámara y el juicio del Senado no encontraron testigos que ratificaran que el Presidente abusó de su poder, al negar ayuda extranjera a Ucrania, en un aparente intento para que el Presidente de la nación europea a iniciara una investigación sobre los tratos comerciales ucranianos de Hunter Biden, hijo del Presidente electo, Joe Biden.

Hunter Biden ocupaba un puesto remunerado en la junta directiva de una empresa de gas ucraniana, llamada Burisma, cuando Joe Biden se desempeñaba como vicePresidente. Joe Biden se ha jactado de haber obligado a despedir al principal fiscal de Ucrania, Viktor Shokin, tras amenazar con retener la entrega a Ucrania de 1000 millones de dólares en garantías de préstamos americanos. Shokin ha alegado, en una declaración jurada, que fue despedido porque se negó a abandonar una investigación sobre Mykola Zlochevsky, el propietario de Burisma.

La intromisión de una multitud al Capitolio tuvo lugar mientras las dos cámaras debatían si debía afirmarse una objeción a las votaciones de los electores presidenciales de Arizona. Una vez que se aseguró el edificio, después de las manifestaciones, ambas cámaras votaron para anular la objeción. Más de cien republicanos votaron a favor de la objeción.

Los demócratas criticaron a los republicanos que votaron a favor de la objeción. El representante Jim McGovern (D-Mass.), quien coordinó los discursos antes del debate de acusación, se había opuesto él mismo en 2017 al conteo de los electores de Alabama. El director principal del proceso de impeachment, el representante Jamie Raskin (D-Md.), se había opuesto en 2017 al recuento de los electores de Florida.

“Los americanos están cansados del doble rasero. Están tan cansados de eso. Los demócratas objetaron más estados en 2017 que los republicanos la semana pasada, pero de alguna manera estamos equivocados”, dijo el representante Jim Jordan (R-Ohio).

Los demócratas, incluida Pelosi, se refirieron selectivamente al discurso de Trump el 6 de Enero, en el que el Presidente dijo: “luchamos fervientemente” con respecto a la batalla legal de su equipo para desafiar la legitimidad de las elecciones en varios estados.

“Creo que uno de nuestros grandes logros será la seguridad electoral porque nadie, hasta que yo llegué, tenía idea de lo corruptas que eran nuestras elecciones”, dijo el Presidente, antes de señalar que otros no se habrían puesto de pie. “Luchamos fervientemente y si no luchas fervientemente, vas a perder el país”.

El impeachment se presentó después de una ola de censura sin precedentes, contra el Presidente, por parte de los gigantes de las redes sociales de EE.UU.. Facebook, Twitter y Google vetaron a Trump en sus plataformas a partir del 13 de Enero.

“Ya no se trata de un impeachment. Se trata de cancelar al Presidente y a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos”, dijo Jordan.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Al Descubierto

Descubren infiltrados en el Capitolio


ACLARACIÓN IMPORTANTE: Cazamentiras.Com no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: