Personas que fuman o consumen drogas enfrentan Mayores riesgos durante la pandemia del COVID-19

Personas que fuman o consumen drogas enfrentan Mayores riesgos durante la pandemia del COVID-19

Los graves riesgos que el COVID-19 ocasiona en la salud plantean desafíos singulares a las personas que fuman o que luchan contra los trastornos por consumo de sustancias psicoactivas (SUD), según la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA).

“La enfermedad del coronavirus de 2019 (COVID-19) está causando desafíos incalculables a la atención de la salud y a las estructuras sociales más amplias”, escribió Volkow en un artículo en los Archivos de Medicina Interna, señalando que las personas especialmente vulnerables son las que fuman, usan opiáceos o tienen un historial de abuso de drogas.

El riesgo del COVID-19 es elevado para las personas con condiciones de salud subyacentes, incluidas las enfermedades respiratorias, que a menudo se asocian con daños pulmonares debidos al tabaquismo.

“Los datos del Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades sugirió que el COVID-19 tiene una tasa de letalidad del 6.3% para los individuos con enfermedades respiratorias crónicas, en comparación con el 2.3% en general”, escribió Volkow.

Microfotografía electrónica de exploración a color de una célula apoptótica (roja) muy infectada con partículas de Covid-19 (amarilla), aislada de una muestra de un paciente. Imagen capturada en la Instalación de Investigación Integrada del NIAID (IRF) en Fort Detrick, Maryland, publicada el 2 de Abril del 2020. (NIAID)

Dijo que las personas que inhalan nicotina o tetrahidrocannabinol, la sustancia activa de la marihuana, también pueden tener un Mayor riesgo de complicaciones por el COVID-19.

“Estudios preclínicos muestran que los aerosoles de cigarrillos electrónicos pueden dañar el tejido pulmonar, causar inflamación y disminuir la capacidad de los pulmones para responder a la infección”, señaló.

Las personas que tienen un historial de abuso de opiáceos, metanfetamina u otros psicoestimulantes también están en riesgo debido a que se compromete la función pulmonar, dijo.

“Por lo menos dos millones de personas en Estados Unidos tienen OUD [trastorno por uso de opiáceos], y más de 10 millones abusan de los opiáceos”, escribió Volkow, y agregó que “estos individuos pueden estar en Mayor riesgo de sufrir las consecuencias más adversas del COVID-19”.

Una imagen ilustrativa muestra tabletas del analgésico opioide Oxycodon, un medicamento de venta con receta. (Eric Baradat//AFP vía Getty Images)

También señaló que debido a la dificultad para prestar atención a personas con trastornos por consumo de sustancias psicoactivas, puede resultarles más difícil obtener atención médica cuando desarrollan la nueva enfermedad respiratoria.

Las medidas de distanciamiento social, si bien son importantes para reducir la transmisión del COVID-19, plantean desafíos adicionales a las personas que luchan por recuperarse de la adicción.

“El distanciamiento social aumentará la probabilidad de que se presenten sobredosis de opiáceos cuando no haya observadores que puedan administrar naloxona para revertirlas y, por lo tanto, hará más probable que se produzca la muerte”, escribió Volkow.

El aislamiento social también es un factor de riesgo para las recaídas en la adicción.

“Las personas que están aisladas y estresadas —como gran parte de la población durante una pandemia— con frecuencia recurren a las sustancias para aliviar sus sentimientos negativos. Los que se recuperan se enfrentarán al estrés y a Mayores impulsos de consumir sustancias y correrán un riesgo mucho Mayor de recaídas”, escribió.

Volkow también argumentó que los médicos de los departamentos de emergencia con un Mayor número de casos en medio del brote del COVID-19 también podrían ser menos propensos a iniciar ciertos tipos de terapia para los pacientes con oud, o a privarlos de atención por completo.

“Cuando los hospitales se ven forzados a funcionar al máximo de su capacidad, existe un Mayor peligro de que las personas con SUD se vean privadas de atención si presentan síntomas de COVID-19”, señaló Volkow.

Bomberos ayudan a una víctima de sobredosis en Rockford, Illinois, el 14 de Julio de 2017. (Scott Olson/Getty Images)

Si bien señaló que aún se desconoce mucho sobre el COVID-19, las personas que fuman cigarrillo común o electrónico o consumen ciertas drogas tendrán un Mayor riesgo de infección y consecuencias más graves, concluyó.

Sugirió a los encargados de la formulación de normativas que consideraran nuevas formas de satisfacer las necesidades de tratamiento y recuperación de esta población, entre otras cosas, mediante medidas que abarquen desde la mejora de los recursos virtuales hasta la reducción al mínimo de las visitas a los consultorios.

“Bajo ninguna circunstancia podemos olvidar o marginar a las personas con SUD durante esta nueva crisis de salud pública”, dijo.

***

Descubra

Estallan disturbios en China cuando la gente intentaba salir de Hubei


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *