Primera experiencia en California sobre construcción de viviendas asequibles para profesores

Primera experiencia en California sobre construcción de viviendas asequibles para profesores

LOS ÁNGELES—Las grandes ciudades de California son las peores de la nación para los profesores que no pueden permitirse una vivienda en sus distritos escolares.

Muchos de ellos dicen que los largos viajes al trabajo erosionan su calidad de vida y corroen el tiempo que podrían dedicar a sus estudiantes. “Muchas veces, estoy cansado o simplemente no tengo la energía (…) para dedicarla en todo”, dijo David Davenport, un profesor de francés en el área de la bahía, a The Epoch Times.

Él viaja 90 minutos de ida y vuelta diariamente, porque vivir más cerca de la escuela “prácticamente no me dejaría ni un centavo. No puedo permitírmelo porque no me dejaría nada para la comida, el coche o cualquier otra cosa”.

En una tendencia emergente en todo el estado, los votantes de cuatro distritos están decidiendo construir viviendas accesibles para los profesores a través de un aumento de los impuestos locales sobre la propiedad.

Estas medidas aparecieron en la votación del 3 de Marzo, y aunque los votos por correo todavía se están contando en algunos distritos, está claro que los resultados han sido similares en general.

En el Distrito Escolar Soledad Unified, una medida de vivienda para profesores ha fracasado; solo faltó un 1.4 por ciento para alcanzar el 55 por ciento de aprobación necesaria.

En Patterson Joint Unified, una medida similar ha sido definitivamente derrotada —con solo el 34 por ciento de aprobación ahora los votos que aún se están contando no van a aprobarla.

En Chula Vista, una medida está a punto de ser aprobada con un 55.4 por ciento de aprobación, aunque los votos siguen siendo contados.

En East Side Union, es una apuesta arriesgada. Una medida allí tiene actualmente un 52 por ciento de aprobación.

Los resultados de este año pueden determinar la fuerza de la tendencia, y si tiene el impulso para extenderse.

Donde el alquiler cuesta el 108% del salario de un profesor

San Francisco es la peor ciudad de la nación para el salario de un profesor que paga alquiler o hipoteca. Los profesores a mitad de carrera allí gastan alrededor del 67 por ciento de sus ingresos en vivienda, según un estudio de Agosto de 2019 realizado por Zillow Research.

Es peor para los profesores que recién comienzan en la profesión. En San José, que está en segundo lugar en la peor ciudad, el alquiler promedio consume alrededor del 108 por ciento del salario normal de un profesor principiante.

El tráfico de cercanías se mueve a través del tramo occidental del puente de la bahía de San Francisco-Oakland el 1 de Julio de 2013. (Justin Sullivan/Getty Images)

San Jose’s East Side Union es el único distrito donde una medida de vivienda para profesores, la Medida J, sigue en el aire.

Mark Hinkle, Presidente de la Asociación de Contribuyentes de Silicon Valley, está en contra de la medida.

“Se supone que el sistema educativo debe enseñar a los niños a aprender y no están haciendo un buen trabajo en eso. Así que, ¿por qué agregaríamos a su responsabilidad el ser propietarios?”, dijo Hinkle a The Epoch Times.

“Puedo ver todo tipo de problemas relacionados con los propietarios que, francamente, el distrito escolar no está equipado para manejar”, añadió. Piensa que el distrito debería dar a los profesores un aumento de sueldo en su lugar. “[De esa manera, los profesores] pueden elegir entre alquilar o comprar o compartir un apartamento o casa. ¿Por qué querrían ser propietarios?”.

Uno de los beneficios de ser propietario, según el distrito, es el ingreso público por concepto de alquiler. Aunque las unidades se alquilen por debajo del valor de mercado, el distrito espera que el complejo de apartamentos genere entre 1 y 2 millones de dólares de ingresos públicos.

La oferta de viviendas ha atraído a algunos profesores a trabajar para los distritos escolares, ayudando en la lucha por atraer y retener a los profesores.

Una de las razones por las que Davenport aceptó un trabajo con el Distrito Escolar de la secundaria Jefferson Union en el área de la bahía “fue porque estaban trabajando en viviendas para empleados”.

“Así que esperaba que en un año o dos los apartamentos estuvieran cerca de lo que estoy pagando ahora”, dijo. Davenport, de 49 años, ha estado enseñando durante 20 años y actualmente gasta cerca de la mitad de sus ingresos netos en alquiler viviendo a más de 50 millas de su escuela.

Ser capaz de vivir en la comunidad donde enseña hará una gran diferencia para él y sus estudiantes, dijo. Actualmente, no puede asistir a muchos eventos escolares y participar en varios programas.

“Es importante que el profesor sea parte de la comunidad”, dijo. “Mi gran objetivo es vivir aquí y estar más cerca. Me preocupo por mis estudiantes y la comunidad de la que forman parte. Ser capaz de pagar una vivienda y estar aquí (…) traería mucha alegría, creo, a mi vida. Y sé que haría un mejor trabajo”.

Proyecto Piloto

El 5 de Febrero fue un gran día para Davenport. Él y sus colegas, armados con palas, pusieron la primera piedra del primer edificio del distrito escolar Jefferson Union dedicado a viviendas accesibles para los profesores. El proyecto de cuatro pisos proporcionará 120 viviendas a los profesores y miembros del personal.

David Davenport (3er. der.), profesor de francés de la Escuela Secundaria Jefferson en el área de la bahía, ayuda a poner la primera piedra de un nuevo proyecto de viviendas para profesores cerca de la escuela, el 5 de Febrero del 2020. (Cortesía de David Davenport)

Aunque en los últimos años han surgido iniciativas similares de viviendas para profesores en todo Estados Unidos, la secundaria Jefferson Union es la primera en utilizar exclusivamente fondos procedentes de un bono aprobado por los contribuyentes locales, según EdSource.

Las cuatro medidas electorales de Marzo siguieron el ejemplo, y la tendencia puede continuar, dependiendo de cuán exitoso sea este proyecto piloto.

La medida de los bonos en Jefferson Union fue aprobada por un estrecho margen en 2018; necesitaba un 55 por ciento de aprobación para ser aprobada y obtuvo un 55,8 por ciento.

A nivel nacional, los profesores están “cargados de gastos” según la definición del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos.

El alquiler promedio en Estados Unidos representa el 46,8 por ciento del salario de un profesor principiante y el 35,6 por ciento del salario de un profesor a mitad de carrera, según Zillow. Mientras tanto, las personas que gastan más del 30 por ciento de su sueldo en vivienda se consideran “cargadas de gastos“.

En 2017, una profesora de matemáticas sin hogar de San Francisco llamada Etoria Cheeks apareció en los titulares, concienciando sobre el aumento del problema en California. El caso de Cheeks llevó al entonces alcalde Ed Lee a dedicar 40 millones de dólares en fondos de la ciudad para una residencia de profesores. Se espera que ese proyecto se complete a finales de 2022.

En Enero, el San Francisco Unified School District aprobó una resolución que establece el objetivo de construir al menos 550 unidades de viviendas accesibles para los profesores para el 2030.

Pero en cuanto a las cuatro medidas electorales de Marzo que piden a los votantes que se impongan impuestos para pagar esas unidades —eso es totalmente diferente.

Impuestos agotados y prioridades

La Medida E, derrotada en el Distrito Escolar Unificado de Soledad en el condado de Monterey, habría costado a los contribuyentes locales 30 dólares por cada 100,000 dólares de valor de propiedad tasada, por un total de 11.5 millones de dólares.

La Medida N, definitivamente rechazada en Patterson Union en el Condado de Stanislaus, le habría costado a los contribuyentes 40 dólares por cada 100,000 dólares, por un total de 32.5 millones de dólares.

La medida M, que se aprobaría en Chula Vista en el condado de San Diego, habría costado a los contribuyentes 30 dólares por cada 100,000 dólares, por un total de 65 millones de dólares.

La Medida J, que todavía está muy cerca de pasar en East Side Union en el Condado de Santa Clara, le costaría a los contribuyentes 30 dólares por cada 100,000 dólares, para un total de 60 millones de dólares.

Una editorial del Consejo Editorial de Mercury News sugirió que los residentes de East Side Union ya han pagado demasiado en impuestos de propiedad para otros bonos. Los bonos para la construcción de escuelas en ese distrito han totalizado 1100 millones de dólares en los últimos 20 años.

“Hay un límite a la cantidad de impuestos que se les debe pedir a los dueños de propiedades”, dice.

Las objeciones en otros lugares han girado en torno a los detalles, como la ubicación precisa de la vivienda.

Por ejemplo, cuando el Distrito Escolar Unificado de San José consideró las viviendas de los profesores en 2018, el plan era reubicar dos escuelas y construir las viviendas en esas propiedades. Un grupo de residentes inició una petición en Change.org para protestar por la reubicación de las escuelas.

Cuando el supervisor del Condado de Santa Clara, Joe Simitian, planteó la idea de construir apartamentos para profesores en terrenos propiedad del condado en 2018, algunos cuestionaron si las viviendas para profesores tenían Mayor prioridad que las viviendas accesibles para otras personas.

Un artículo de la junta editorial del Semanario de Palo Alto titulado “Precaución con las viviendas para profesores”, afirmaba en ese momento: “Quisiéramos ver pruebas claras de (…) por qué las viviendas para profesores deben tener Mayor prioridad sobre otras viviendas subsidiadas cuando se consideran las propiedades públicas limitadas”.

Incertidumbres

En Jefferson Union, donde Davenport espera mudarse cuando el proyecto de viviendas para profesores esté terminado en 2022, algunos detalles siguen sin estar claros.

“La parte sobre la que la Mayoría de gente tiene preguntas es cómo determinarán quién va a vivir allí, ¿verdad?” Davenport dijo. “Porque no sabemos al cien por ciento hasta que no ocurra cuanta demanda será”. La demanda podría exceder el número de unidades, dijo.

April Hawkins, directora de comunicaciones y vivienda del personal del distrito, dijo a The Epoch Times que actualmente hay una “lista de interés” de los profesores que quieren la vivienda. “Vamos a hacer un sistema de lotería en el futuro y todavía estamos trabajando en todos los detalles de eso”, dijo.

Hawkins dijo que la vivienda es muy necesaria. Varios profesores y miembros de la facultad están “aceptando dos trabajos o haciendo estos ridículos viajes al trabajo, así que eso les liberará tiempo para poder concentrarse en sus estudiantes”, dijo.

“Escuchamos tantas historias sobre esto. No puedo decir que todos los profesores, pero la Mayoría de los profesores con los que (…) trabajo sienten la tensión de eso. Quiero decir, todo el mundo siente la tensión del problema de vivienda en el área de la bahía, incluso la administración”.

*****

A continuación:

La falsa felicidad del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *