Los trabajadores americanos en el Día del Trabajo

Los trabajadores americanos en el Día del Trabajo
James Daniels (izda.) entrega el correo. Daniels hace un descanso en ruta para almorzar (dcha.). (© Irfan Khan/Los Angeles Times/Getty Images)

El Día del Trabajo (Labor Day), que cae el primer Lunes de Septiembre en Estados Unidos, muchos trabajadores se tomarán un merecido descanso y todos los americanos reflexionarán sobre la importancia de los derechos de los trabajadores.

Este año, el Día del Trabajo será un momento especialmente apropiado para homenajear a los resistentes trabajadores que han ayudado a Estados Unidos a mantenerse fuerte durante la pandemia del coronavirus. Han educado a los niños, cuidado de los enfermos y equipado a los americanos con lo necesario para la vida diaria. He aquí algunas de sus historias.

Tienes que preocuparte

Todos los días, antes de vestirse y abrir su puerta para entregar el correo para el Servicio Postal de Estados Unidos, James Daniels recita varias oraciones. Durante 16 años, Daniels, de 59 años, ha trabajado en la misma ruta, entregando el correo a 808 clientes en San Clemente (California). Sus clientes dependen de él para recibir sus facturas, medicamentos y otros artículos esenciales.

“Pongo sus vidas en sus buzones”, dice Daniels. “Si estás haciendo este trabajo aquí, tienes que preocuparte”.

Una enfermera vestida con equipo protector consuela a una mujer que está junto a un paciente en una cama de hospital (© Jae C. Hong/AP Images)
La enfermera Michele Younkin (de pie) consuela a Romelia Navarro que está junto a la cama de su esposo, Antonio, en la unidad de COVID-19 en el Centro Médico St. Jude en Fullerton (California). (© Jae C. Hong/AP Images)

Ahora que COVID-19 ha cambiado la vida cotidiana, Daniels se encuentra más ocupado que de costumbre, entregando “toneladas” de paquetes para la gente que trabaja desde casa o se queda en casa debido a una orden de cuarentena. Ha entregado artículos tan grandes como colchones, muebles y carretas.

Es más trabajo, pero es “buen trabajo”, dice. “Lo que quiero decir con buen trabajo es que es ayudar a la gente. Es ayudar a la gente a superar este asunto de COVID-19”.

Se mantiene a salvo limpiando su camión de correo con desinfectante. Lleva una mascarilla y guantes mientras está en su ruta. Se ducha y lava su uniforme al final de cada día.

Los clientes de la ruta de Daniels lo cuidan. Lo mantienen hidratado regalándole agua y Gatorade. Le han dado tantas mascarillas que ha empezado a rechazarlas. Aceptó una mascarilla cosida a mano con fotos de camiones de correo de un cliente de hace mucho tiempo. La llama “la mujer más amable de todo el mundo” y dice que ella le dijo que había hecho la mascarilla porque “no queremos que te pase nada, James. Verdaderamente no queremos”.

‘Hay que desarrollar la creatividad’

Una mujer sostiene y muestra un libro frente a una computadora portátil en un aula (© Andy Lyons/Getty Images)
Joanne Collins Brock enseña una clase de segundo grado desde un aula vacía en la escuela St. Francis School en Goshen (Kentucky). (© Andy Lyons/Getty Images)

Con la ayuda de cucarachas, un tocado de pavo real, un recorte gigante de sí misma y mucha creatividad, Joanne Collins Brock está enseñando a los niños de segundo grado en medio de una pandemia.

Brock, de 54 años, enseña artes del lenguaje y estudios sociales en la escuela St. Francis en Goshen (Kentucky), cerca de Louisville. A principios de año, el pánico inicial de cambiar a las aulas virtuales fue seguido por enseñar a los 370 estudiantes de la escuela algunas nuevas reglas. Brock recordaba constantemente a los ruidosos estudiantes que silenciaran sus micrófonos.

Brock visitó la escuela y usó su cámara para mostrar a los estudiantes sus cubículos y otras características del aula que no estaban viendo habitualmente. Ha estado usando juegos, no hojas de trabajo, para enseñar a leer. Y ha guiado a sus estudiantes mientras decoraban un calcetín y hacían un espectáculo de marionetas.

“Hay que desarrollar la creatividad”, dice Brock, que ha enseñado durante 18 años. Al final de las clases en línea, dice, los alumnos de segundo grado son reacios a salir de la línea electrónica, por lo que a menudo almuerzan juntos por vídeo.

Le preocupa que algunos niños tengan dificultades con la falta de interacción social o de apoyo. Pero ayuda, dice, que “es un grupo muy unido”. Los estudiantes y sus familias también han trabajado para dar impulso a Brock. Una madre hizo un recorte de cartón de Brock más grande que ella e hizo arreglos para que los estudiantes se tomaran fotos con él.

En el aula de Brock tienen cucarachas gigantes de Madagascar como mascotas, y las usan como competidoras en la carrera anual de cucarachas de segundo grado, celebrada el Jueves antes del Derby de Kentucky. Aunque el verdadero Derby de Kentucky ha sido pospuesto, Brock se puso un tocado turquesa con plumas de pavo real para convocar la carrera de cucarachas en la pista de su clase. (Los estudiantes nombran a los insectos en honor a americanos famosos, incluyendo a la jueza del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg).

“Lo anunciaría como lo hacen en [el hipódromo] Churchill Downs: ‘Vienen a la vuelta de la esquina, la cucaracha Bader Ginsburg va por delante por una antena’“, dice Brock.

Como otros maestros, Brock se está preparando para volver al aula. Ha pedido para sí misma protectores faciales y mascarillas de vinilo transparente, ya que es importante que los estudiantes la vean sonriendo para incentivar sus esfuerzos o frunciendo el ceño para frenar el alboroto. “De esa manera, pueden obtener toda la mirada del maestro, ya conoces esa mirada”, dice.

‘Todavía estamos a salvo’

Una mujer organiza rollos de papel higiénico y bebidas tras una ventana (© Manuel Balce Ceneta/AP Images)
En un día de abril cuando el restaurante “Annie’s Paramount Steakhouse” en Washington estaba cerrado, Sara Rivas trabajó sola organizando papel higiénico para que fuera recogido más tarde. (© Manuel Balce Ceneta/AP Images)

Cuando la economía se cerró al principio, Sara Rivas pasó felizmente más tiempo con su esposo, su hija de 9 años y su hijo de 2 años. Pero quedarse en casa y no ir a su trabajo en Annie’s Paramount Steakhouse en Washington se volvió “muy, muy aburrido”.

Desde que el restaurante reabrió en Junio, ha vuelto al trabajo como cocinera y anfitriona ocasional, viendo regresar a los clientes habituales y volviendo a conectar con los compañeros. “Estoy agradecida de estar trabajando”, dice Rivas, cuyo esposo ha visto reducidas las horas de su trabajo de construcción. “Gracias a Dios que todavía estamos a salvo”.

“Todo ha sido diferente, pero estamos bien”, dice Rivas, que ha trabajado en el restaurante durante 12 años. “Seguimos todas las reglas”.

El nuevo panorama incluye el uso de mascarillas y guantes… y la venta de pilas de papel higiénico.

Si la vida te da limones hay que hacer limonada

Hombre riega sembrado en una finca (© Jessica Rinaldi/The Boston Globe/Getty Images)
El propietario de Siena Farms, Chris Kurth riega su sembrado. (© Jessica Rinaldi/The Boston Globe/Getty Images)

Chris Kurth, de 45 años, ha trabajado en la Granja Siena durante años, esperando una oportunidad. Algunos años quedaba dinero para volver al negocio. Otros años, no.

Luego llegó COVID-19. La escuela de su hija de 14 años cerró y no podía ver a sus amigos. Su esposa, la célebre chef Ana Sortun, cerró sus tres restaurantes del área de Boston y los reequipó para hacer comida para llevar, lo que significó comprar menos verduras de granja.

“Sentí que había llegado el momento de hacer limonada con los limones que da la vida”, dice Kurth, que bautizó la granja de Sudbury (Massachusetts), en honor a su hija Siena.

A medida que la gente comenzó a cocinar más en casa, se frustraban al encontrar los estantes vacíos en los supermercados locales. Pronto se corrió la voz sobre el programa de Agricultura de Apoyo Comunitario de Siena Farms, que vende productos directamente a los consumidores que se inscriben en compras regulares. La gente acudió en masa a la granja. Casi todos los años, cerca de 400 clientes reciben cajas de verduras de la granja, pero este año 1.700 familias se han inscrito. Kurth compró rápidamente artículos como pan fresco y mermelada de fresa a otros agricultores, plantó más cultivos y compró equipos para aumentar sus entregas y su eficiencia.

Para finales de Julio, Kurth había triplicado los ingresos que obtuvo durante todo el año 2019. La parte comunitaria de su negocio representa ahora el 90%, frente al 33% antes de la pandemia. Kurth sabe que muchos negocios están luchando este año y reconoce que su familia es especialmente afortunada. Los tiempos difíciles empujaron a su granja en la dirección que él quería ir, y las entregas a la comunidad están ahora financiando toda su operación.

“Es realmente un sueño hecho realidad”, dice.


ACLARACIÓN IMPORTANTE: ReporteroCubano.Net no necesariamente comparte las opiniones políticas que se expresan en los artículos tomados de otros medios de información. | Visite la fuente para más información

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: