Papa Francisco trata de presentar el ecologismo radical bajo el disfraz de “enseñanza católica”

¡Bien hecho, muchacho! Imagen Karel Becerra

Tomado de: TheFederalist.Com
Por: MAUREEN MULLARKEY – Septiembre 1ro del 2022
Versión al Español de Cazamentiras.Com (No revisado)

Nota del Editor de Cazamentiras.Com: El contenido de este escrito nada tiene que ver con los miles de millones de católicos del mundo. Aquí se habla de determinados líderes católicos mencionados por sus nombres.

El ecologismo militante del Papa Francisco viene expresado en el lenguaje devocional de su Encíclica del 2015 “Laudato Sí”. Lo que él llama “el Evangelio de la Creación” es un asalto politizado a los combustibles fósiles, el desarrollo industrial, la libertad económica y la propiedad privada. Es el Gran Reajuste en capa y casulla.

Una campaña del Vaticano que busca la transformación social, política y económica llega este año en dos etapas. El primero apareció en Mayo. La segunda comienza hoy, 1ro de Septiembre, Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, y dura hasta el 4 de Octubre, fiesta de San Francisco de Asís.

Debido a que la secuela de Septiembre continuará con los planes de juego establecidos en Mayo, la atención debe estar ahí.

La cuarta semana anual Laudato Sí del Vaticano se llevó a cabo del 22 al 29 de Mayo. Pasada por alto por los medios corporativos, fue solo nominalmente un evento religioso. Asistido por el Movimiento Laudato Sí (anteriormente, el Movimiento Católico Mundial por el Clima), más 800 grupos de defensa católicos afiliados en todo el mundo, confirmó la relación del Vaticano con el Foro Económico Mundial (WEF).

Además, reveló la tensión del panteísmo blando que Francisco comparte con el teólogo de la liberación Leonardo Boff, su asesor en “Laudato Sí”.

El evento de Mayo contó con la Plataforma de Acción Laudato Sí, una nueva serie de estrategias de base diseñadas para salvar nuestro “planeta más caliente, más sucio y más muerto” de las personas que lo habitan. Las “iniciativas de sostenibilidad” recomendadas fueron paralelas a las del Centro para la Naturaleza y el Clima del WEF. Estos alientan a los católicos a cabildear por agendas específicas de la ONU sobre biodiversidad (COP15) y cambio climático (COP26). De esta manera, los fieles pueden expiar los “ataques de la civilización contra la obra de Dios”.

La declaración de la plataforma “reconoce los límites planetarios de todos los sistemas socioeconómicos y las raíces humanas de la crisis ecológica”. En consecuencia, respalda el respaldo de Davos a las “economías circulares”, un velo para la política económica establecido por las élites globales y el reemplazo de los accionistas por las partes interesadas. El capitalismo de partes interesadas es marxismo de puerta trasera, un caballo de acecho para la redistribución del ingreso. En resumen, la nomenklatura del Vaticano afirma la ambición de WEF de lograr una transformación social y política consecuente fuera de los procedimientos democráticos.

Las Plataformas de Acción tienen como objetivo “elevar la enseñanza católica” sobre la biodiversidad y lograr la neutralidad de carbono. En un guiño al Documento de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, los activistas lanzarán “actividades de restauración ecológica”. La frase enmascara los dispositivos globalistas para reducir la soberanía nacional manipulando las fronteras nacionales, una forma de rehabilitar nuestra “casa común”.

La Plataforma de Espiritualidad Ecológica busca “celebraciones litúrgicas basadas en la creación” y el desarrollo de la “catequesis ecológica”. La Plataforma por la Economía Ecológica moviliza a los católicos contra “cualquier actividad dañina para el planeta”. En el inicio de la semana se incluyó una Misa Laudato Sí patrocinada por católicos ugandeses que se oponen a un oleoducto que transportaría petróleo crudo extraído en Uganda a Tanzania. En cambio, a los africanos se les ordenó “restaurar la creación plantando árboles y escuchando el grito de la Tierra”.

El cuarto día mostró un seminario web de entusiastas de la justicia climática. El panel estuvo presidido por el ecoteólogo Martin Kopp de Green Faith, una coalición interreligiosa de agitadores del decrecimiento para las “reparaciones climáticas” y la abolición de los combustibles fósiles. El defensor del aborto Jeffrey Sachs participó instando a la desinversión de los combustibles fósiles como “muy importante para nuestras almas y nuestras instituciones”.

En resumen, las acciones recomendadas defendieron todos los mandamientos de Greenery espiritualizado. Estos volverán a santificar el planeta Tierra al revivir la —imaginaria— ecoinocencia de los estilos de vida premodernos. Todo el proyecto se apoyó en gran medida en el “Grito de la Tierra, Grito de los Pobres” de Leonardo Boff del 1997, un testimonio de las intuiciones de la teología de la liberación.

Dos plataformas incluso tomaron sus nombres del título del libro. Boff, ex sacerdote, abogó por “la recuperación del aspecto de la verdad en el paganismo, con su rico panteón de divinidades que habitan todos los espacios de la naturaleza”.

La fase dos comienza el 1 de Septiembre, el Día Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. Marca el inicio de un período casi litúrgico denominado el Tiempo de la Creación. Recién inventado, continúa hasta el 4 de Octubre, fiesta de San Francisco de Asís. Para generar impulso para el tema de este año, “Escucha la voz de la creación”, el Papa se apresuró a lanzar un mensaje conmemorativo al mundo el 21 de Julio, con cinco semanas de anticipación.

Definido por Francisco, el tiempo de la creación es tan penitencial como la Cuaresma: “Debemos arrepentirnos y modificar nuestros estilos de vida y sistemas destructivos”. Solo la “conversión ecológica” evitará la catástrofe y redimirá la “deuda ecológica” contraída por el devastador Occidente. Nuestros “excesos consumistas” e “intereses económicos depredadores” inducen “el colapso del ecosistema de nuestro planeta y la extinción de especies”.

Francisco arremete contra el “antropomorfismo tiránico” de Occidente. Su acusación se basa en las muchas reafirmaciones de Boff de la influyente acusación de la historiadora Lynn White publicada en Science en 1967. Lynn atribuyó la “crisis ecológica” a la tradición bíblica/cristiana. Acusó al cristianismo como “la religión más antropocéntrica que el mundo haya visto” porque enseña que solo el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios. (Boff se burló de la enseñanza como “un arcaísmo androcéntrico”).

Francisco anticipó la campaña de este mes antropomorfizando la naturaleza. La creación tiene una “voz”. Una tierra que sufre “llora”; emite “una súplica angustiada” que “lamenta nuestro maltrato”. El “coro cósmico grandioso” canta recordatorios de que “no estamos desconectados del resto de las criaturas, sino unidos en una espléndida comunión universal”.

Sólo los seres conscientes pueden comunicarse entre sí. Las promesas, como las de Dios a Noé y Abraham, solo se pueden hacer a las personas. El llamado de Francisco a “un pacto entre los seres humanos y el medio ambiente” atribuye sensibilidad al medio ambiente. Su fraseo va de la mano con la creencia de Boff de que:

Todos los elementos vivos y no vivos están interconectados y forman un todo orgánico en equilibrio dinámico: el gran ser vivo, la Tierra… como siempre la han llamado los pueblos indígenas y los místicos, la gran y buena Madre, Nodriza y Pacha Mama.

La línea entre el chiflado y el místico es amplia y profunda. Pero el abismo se puede oscurecer con frases que suenan racionales (por ejemplo, “desarrollo humano integral”, “sostenibilidad”) y ensamblajes de urraca de referencias cuasi científicas entretejidas con lenguaje cristológico. La proclamada preocupación por los pobres camufla la pamplina. Sin embargo, la hostilidad papal hacia los medios occidentales de prosperidad es una amenaza Mayor para los pobres del mundo que el cambio climático.

Maureen Mullarkey es pintora y crítica. Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA), escribe sobre el arte y su intersección con la religión y la política. Sus ensayos han aparecido en varias publicaciones, incluidas The Nation, The Hudson Review, Arts Magazine, Art & Antiques y The American Arts Quarterly. Fue columnista de The New York Sun durante su vida como publicación impresa. Actualmente, es colaboradora principal de The Federalist, colaboradora irregular de The Weekly Standard y responsable de un weblog titulado Studio Matters. Está representada por George Billis Gallery, NYC. Síguela en Twitter, @mmletters.

Abre los comentarios uniéndote a la Comunidad Federalista. Suscribase

De: TheFederalist.ComVisite la página para obtener más información.

By cazamentiras

¡Cuidado con los abuelos!

Leave a comment

Your email address will not be published.