Qué fue el Proyecto Stormfury

Ruta Histórica de los Huracanes del 2000 al 2021 Autor NOAA

PROYECTO STORMFURY: ¿HAY ALGUIEN MODIFICANDO LA INTENSIDAD DE LOS CICLONES?

Intentos de detener un huracán en su camino

¿Qué fue el Proyecto Stormfury?

El gobierno de los EE. UU. una vez apoyó la investigación de métodos de modificación de huracanes, conocida como Proyecto STORMFURY.

Fue un ambicioso programa experimental de investigación sobre la modificación de huracanes llevado a cabo entre 1962 y 1983. La técnica de modificación propuesta implicaba la estimulación artificial de la convección fuera de la pared del ojo mediante la siembra con yoduro de plata. Se argumentó que la convección vigorizada competiría con la pared del ojo original, conduciría a la reforma de la pared del ojo en un radio más grande y, por lo tanto, a través de la conservación parcial del momento angular, produciría una disminución en los vientos más fuertes.

Dado que el potencial destructivo de un huracán aumenta rápidamente a medida que sus vientos más fuertes se vuelven más fuertes, habría valido la pena una reducción tan pequeña como el 10%. Se intentó la modificación en cuatro huracanes en ocho días diferentes. En cuatro de estos días, los vientos disminuyeron entre un 10 y un 30%, la falta de respuesta en los otros días se interpretó como resultado de una mala ejecución de la siembra o de temas mal seleccionados.

Estos resultados prometedores se cuestionaron a mediados de la década del 1980 porque las observaciones en huracanes no modificados indicaron:

Esa siembra de nubes tenía pocas posibilidades de éxito porque los huracanes contenían demasiado hielo natural y muy poca agua sobreenfriada.
Que los resultados positivos inferidos de los experimentos de siembra en la década del 1960 surgieron de la incapacidad de discriminar entre los resultados esperados de la intervención humana y el comportamiento natural de los huracanes.
Durante un par de décadas, la NOAA y su predecesor intentaron debilitar los huracanes arrojando yoduro de plata, una sustancia que sirve como núcleos de hielo efectivos, en las bandas de lluvia de las tormentas. Durante los años de STORMFURY, los científicos sembraron nubes en los huracanes Esther (1961), Beulah (1963), Debbie (1969) y Ginger (1971). Los experimentos se llevaron a cabo sobre el Atlántico abierto lejos de la tierra. La siembra de STORMFURY apuntó a las nubes convectivas justo fuera de la pared del ojo del huracán en un intento de formar un nuevo anillo de nubes que, con suerte, competiría con la circulación natural de la tormenta y la debilitaría. La idea era que el yoduro de plata mejoraría las tormentas eléctricas de una banda de lluvia haciendo que el agua superenfriada se congelara, liberando así el calor latente de fusión y ayudando a que la banda de lluvia creciera a expensas de la pared del ojo. Con una convergencia debilitada hacia la pared del ojo, los fuertes vientos del núcleo interno también se debilitarían bastante. Para que la siembra de nubes sea exitosa, las nubes deben contener suficiente agua sobreenfriada (agua que ha permanecido líquida a temperaturas por debajo del punto de congelación, 0°C/32°F). Buena idea, pero al final tenía un defecto fatal. Las observaciones realizadas en la década del 1980 mostraron que la Mayoría de los huracanes no tienen suficiente agua superenfriada para que funcione la siembra de STORMFURY: la flotabilidad en la convección de un huracán es bastante pequeña y las corrientes ascendentes son correspondientemente pequeñas en comparación con el tipo que se observaría en supercélulas o multicélulas continentales de latitud media. .

Además, se descubrió que los huracanes no sembrados forman paredes externas naturales del ojo tal como los científicos de STORMFURY esperaban que hicieran los sembrados. Este fenómeno hace que sea casi imposible separar el efecto (si lo hay) de la siembra de los cambios naturales. Las pocas veces que sembraron y vieron una reducción en la intensidad sin duda se debieron a lo que ahora se llama “ciclos concéntricos de la pared del ojo”. Así, la naturaleza logra lo que la NOAA esperaba hacer artificialmente. No es de extrañar que se pensara que los primeros experimentos fueron un éxito. Debido a que los resultados de los experimentos de siembra no fueron concluyentes, STORMFURY se suspendió. Un comité especial de la Academia Nacional de Ciencias concluyó que se necesitaba una comprensión más completa de los procesos físicos que tienen lugar en los huracanes antes de cualquier experimento de modificación adicional. El enfoque principal de la División de Investigación de Huracanes de la NOAA en la actualidad es una mejor comprensión física de los huracanes y la mejora de los pronósticos. Para obtener más información sobre el proyecto STORMFURY como se llamó, lea Willoughby et al. (1985).

Referencia: Willoughby, H.E., D.P. Jorgensen, R. A. Negro, y S.L. Rosenthal (1985): “Proyecto STORMFURY: Una crónica científica 1962-1983” Bol. Amer. Meteorito. Soc., 66, portada y pp.505-514

Attempts to Stop a Hurricane in its Track
What was Project Stormfury?
The U.S. Government once supported research into methods of hurricane modification, known as Project STORMFURY.

It was an ambitious experimental program of research on hurricane modification carried out between 1962 and 1983. The proposed modification technique involved artificial stimulation of convection outside the eyewall through seeding with silver iodide. The invigorated convection, it was argued, would compete with the original eyewall, lead to the reformation of the eyewall at larger radius, and thus, through partial conservation of angular momentum, produce a decrease in the strongest winds.

Since a hurricane’s destructive potential increases rapidly as its strongest winds become stronger, a reduction as small as 10% would have been worthwhile. Modification was attempted in four hurricanes on eight different days. On four of these days, the winds decreased by between 10 and 30%, The lack of response on the other days was interpreted to be the result of faulty execution of the seeding or of poorly selected subjects.

These promising results came into question in the mid-1980s because observations in unmodified hurricanes indicated:

That cloud seeding had little prospect of success because hurricanes contained too much natural ice and too little supercooled water.
That the positive results inferred from the seeding experiments in the 1960s stemmed from inability to discriminate between the expected results of human intervention and the natural behavior of hurricanes.
For a couple decades NOAA and its predecessor tried to weaken hurricanes by dropping silver iodide – a substance that serves as an effective ice nuclei – into the rainbands of the storms. During the STORMFURY years, scientists seeded clouds in Hurricanes Esther (1961), Beulah (1963), Debbie (1969), and Ginger (1971). The experiments took place over the open Atlantic far from land. The STORMFURY seeding targeted convective clouds just outside the hurricane’s eyewall in an attempt to form a new ring of clouds that, hopefully, would compete with the natural circulation of the storm and weaken it. The idea was that the silver iodide would enhance the thunderstorms of a rainband by causing the supercooled water to freeze, thus liberating the latent heat of fusion and helping a rainband to grow at the expense of the eyewall. With a weakened convergence to the eyewall, the strong inner core winds would also weaken quite a bit. For cloud seeding to be successful, the clouds must contain sufficient supercooled water (water that has remained liquid at temperatures below the freezing point, 0°C/32°F). Neat idea, but in the end it had a fatal flaw. Observations made in the 1980s showed that most hurricanes don’t have enough supercooled water for STORMFURY seeding to work – the buoyancy in hurricane convection is fairly small and the updrafts correspondingly small compared to the type one would observe in mid-latitude continental super or multicells.

In addition, it was found that unseeded hurricanes form natural outer eyewalls just as the STORMFURY scientists expected seeded ones to do. This phenomenon makes it almost impossible to separate the effect (if any) of seeding from natural changes. The few times that they did seed and saw a reduction in intensity was undoubtedly due to what is now called “concentric eyewall cycles.” Thus nature accomplishes what NOAA had hoped to do artificially. No wonder the first few experiments were thought to be successes. Because the results of seeding experiments were so inconclusive, STORMFURY was discontinued. A special committee of the National Academy of Sciences concluded that a more complete understanding of the physical processes taking place in hurricanes was needed before any additional modification experiments. The primary focus of NOAA’s Hurricane Research Division today is better physical understanding of hurricanes and improvement of forecasts. To learn about the STORMFURY project as it was called, read Willoughby et al. (1985).

Reference: Willoughby, H.E., D.P. Jorgensen, R.A. Black, and S.L. Rosenthal (1985): “Project STORMFURY: A scientific chronicle 1962-1983” Bull. Amer. Meteor. Soc., 66, cover and pp.505-514

By cazamentiras

¡Cuidado con los abuelos!

Leave a comment

Your email address will not be published.